blog-post-img-978

Una historia de Derechos Humanos (A history of Human rights” escrito por Latin Stories Australia)

Find below the English version

Valoro la democracia australiana porque nosotros la perdimos en Uruguay. “Telmo Languiller”

Telmo Languiller ha sido el Presidente de la Asamblea Legislativa del Parlamento de Victoria desde 2014. Ha sido un activista político en favor de los derechos humanos y civiles desde que tenía apenas 13 años. Telmo ha llevado con éxito los casos de violaciones de los derechos humanos en Uruguay, Chile y El Salvador ante los tribunales internacionales. Como miembro del Parlamento ha hecho campaña ferozmente por los derechos humanos y la igualdad.

Telmo with the flag of Uruguay. Photo provided by Telmo

Cuéntanos tu historia

Tuve una modesta pero feliz educación; Siempre estaba rodeado de las personas más animadas de Barrio Sur y Cordón, donde se llevan a cabo la mayor parte de las fiestas de Carnaval. Mi padre era un experto marinero y mi madre una enfermera en el hospital local. Los tiempos eran muy duros en Uruguay. Para mantener a mi familia trabajaba durante el día y por la noche iba a la escuela. Cuando tenía 13 años decidí ser un activista de la organización FER68, la base social del movimiento de Liberación Nacional de Uruguay, conocido como el Movimiento Tupamaro. En diciembre de 1972 dos amigos y yo, todos de 15 años de edad, fuimos disparados y heridos de gravedad durante una manifestación de estudiantes que estaba a favor de mejorar las condiciones en la educación. Cuando estábamos recibiendo tratamiento médico, los militares nos llevaron fuera del hospital para el ‘interrogatorio’. Ellos querían que les diésemos los nombres de los líderes de la FER68 y pretendían que no hiciésemos responsables a los militares de los disparos, amenazándonos con no dejarnos libres a menos que firmásemos esa declaración . Al final, nunca les dimos los nombres y nos acusaron de ser nosotros quienes disparamos. Esa misma noche la puerta de nuestra casa fue rociado con balas. Este fue un momento difícil ya que amigos y familiares optaron progresivamente por no estar vinculados a mi.

En junio de 1973 se produjo un golpe militar, seguido de una huelga nacional que paralizó el país durante 15 días. Este evento nos ayudó a demostrar a los organismos internacionales que la dictadura no tenía apoyo popular. Más tarde, en 1973, mi compañero a cargo del grupo me envío a Buenos Aires como exiliado, ya que mi objetivo como activista político se había terminado. Viví en Argentina durante un año, mientras que todo se estabilizo. Durante este tiempo, mi familia decidió abandonar Uruguay también. Podríamos a ver emigrado a Australia o Noruega ya que ambos países estaban recibiendo emigrantes no calificados o semi-calificados. Como mi padre había navegado con anterioridad a Australia y conocía el país, dijo: ‘Tiene cuatro estaciones, comen buena carne roja y las mujeres son hermosas “. Eso fue suficiente para mí y mi hermano.

Llegamos a Melbourne el 30 de noviembre de 1974. Cuando llegamos no hablábamos Inglés, pero estábamos emocionados con las posibilidades en Australia. Al principio vivimos en el albergue de la empresa durante un tiempo y más tarde nos trasladamos al albergue para inmigrantes in Midway.

Mi primer trabajo fue en una granja de tabaco en Echuca. Luego trabajé para la metalurgia MCKAY y después para la compañía cárnica Angliss en Footscray. Animado por mis padres para continuar mi educación, reanude mis estudios en torno a los 21 años de edad. Inicialmente para aprender Inglés y luego para continuar con mi educación superior. Siempre entendí que la educación era fundamental y que necesitaba hablar Inglés para denunciar las violaciones de los derechos humanos en Uruguay. En 1987, recibí una Licenciatura en Estudios Culturales australianos en el Instituto de Tecnología de Footscray. Le debo mi educación al Gobierno de Whitlam Gough, quien introdujo el Régimen de Asignaciones en Educación superior. También agradezco al primer ministro Malcolm Fraser por la continuidad del programa.

Durante mi tiempo en la universidad constantemente participaba en actividades políticas en los movimientos pro-democracia de Uruguay y otros países de América Latina, y por la libertad de los presos políticos. También se hicimos mucho trabajo para argumentar en el caso de liberación de Nelson Mandela.

Trabaje durante 15 años con el movimiento sindical. Los sindicatos y específicamente, el difunto John Halfpenny apoyaron mi educación y me proporcionaron una red que me dio la oportunidad de trabajar para el Primer Ministro Brian Howe bajo la administración Hawke y Keating hasta 1996. Cuando los Laboristas perdieron las elecciones en 1996 yo estuve en paro durante un año y pase ese tiempo pintando casas y haciendo una gran variedad de diferentes trabajos. Durante ese tiempo también conocí a los miembros del Parlamento laboral (MP) y me invitaron a formar parte como miembro del parlamento.

Desde 1999 soy un miembro australiano en la Asamblea Legislativa del partido laboral en Victoria, representando el electorado de Sol, Derrimut y Tarneit. Mi mayor logro hasta la fecha, sin duda, ha sido ser elegido por unanimidad como el primer representante latinoamericano de la Asamblea Legislativa victoriana; rompiendo una tradición británica de 600 años, sin que hubiese una voz española o latinoamericano. Este es un triunfo para la comunidad latina. Soy imparcial y actúo como intermediario para ambos lados (el gobierno y la oposición). Realmente valoro la democracia y la libertad de Australia porque la perdimos en Uruguay.

Desafíos

Idioma - Fue muy difícil para mí emigrar a un país donde no hablan el idioma. Los latinos somos “mariposas sociales”. No ser capaz de comunicarme a mis veinte años era frustrante. Recuerdo enfermarme y sentirse deprimido; Me sentía aislado. Recuerdo haber ido a una fiesta y ni siquiera ser capaz de invitar a una chica a bailar.

Hablar con acento – No tener una herencia de habla inglesa puede ser difícil a veces. El reto es, tener que ser el doble de bueno para que se te considere igual. Hoy en día venir de un país diferente y tener un acento distinto es bien recibido; Sin embargo, algunas instituciones todavía son reticentes a contratar a personas que tienen un acento distinto, perdiendo el potencial que las personas bilingues tienen. Me considero una persona bilingue pero lo más importante bicultural.

Racismo- Ser inmigrante en Australia en los años 70 era difícil ya que existía mucho racismo frente a cualquier persona que pareciese un extranjero. Era difícil ir a un bar sin que los locales te preguntaran: ¿Qué estás haciendo aquí? Me sentía intimidado. Modestamente, algo de lo que estoy orgulloso es que jamás susurré o deje de hablar en español por vergüenza. Estoy orgulloso de mi herencia y siempre he mantenido mi identidad Latina donde quiera que vaya.

Contrastes

Saludo de estilo – Los latinoamericanos somos personas cálidas; nos damos un beso y un abrazo para expresar el afecto cuando nos saludamos (aunque sea por primera vez). En mi escuela pública en Uruguay bese a mi profesor al final del año. Recuerdo aquí en mi graduación cuando fui a besar a la maestra y se sorprendió, se alejó y me dijo: ¿Qué haces?

El estilo personal – Nosotros los latinoamericanos, somos gente muy abierta. Tan pronto como llegamos a conocer a alguien, nos contamos todo sobre nuestras vidas. Por el contrario, los australianos son muy reservados. He trabajado con personas durante décadas y todavía no se nada acerca de sus vidas privadas.

Discriminación – En América Latina hay mucho clasísmo, aquí hay menos pero es fácilmente penetrable. En Australia, estamos mejor en lo que respecta a la igualdad de género que en América Latina, pero (en mi experiencia) con respecto a la discriminación por edad es peor.

Consejo

Educación -Nelson Mandela dijo “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo ‘. La Educación transformara tu vida y la de tu comunidad. En mi caso no tengo ninguna duda de que si no hubiera estudiado, no habría conseguido nada.

Sacrificio – Michelangelo dijo “El mayor de los peligros para la mayoría de nosotros, no es que nuestro objetivo sea demasiado alto y no lo alcancemos, sino que sea demasiado bajo y lo logremos”. Yo no tenía como objetivo la mediocridad (lo digo con respeto, entendiendo que todos tenemos capacidades diferentes). Sé que es duro, pero las cosas buenas vienen con sacrificio y determinación.

Estar abierto – Hoy en día, Australia es un país fantástico para vivir, ya que hay muchas culturas existentes en armonía. Estar abierto a la diversidad y aceptar el ser humano sin el juicio de la clase, ideología, raza, ingresos, género, edad o cualquier otro estereotipo.

En los próximos años, Telmo seguirá trabajando en el servicio público victoriano. Se está trabajando en la lucha contra los prejuicios, en particular, la discriminación por edad, y en favor de los derechos humanos. También está interesado en el fortalecimiento de la relación entre Australia y América Latina. En su vida privada, seguirá disfrutando de la música, de la natación de larga distancia en el océano, remo, fútbol, el Club Social de Uruguay y su familia. Uno de sus sueños es inspirar a otros latinoamericanos a trabajar para el gobierno.

Entrevista de www.latinstoriesaustralia.com.au y traducida por Pilar López

CLick here for the english version: http://latinstoriesaustralia.com/

Un abrazo enorme

foto firma

No hay comentarios

There are no comments in this article, be the first to comment!

Leave a Reply

5 × 4 =

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.