blog-post-img-367

La fuerza de un equipo

«En ocasiones la fuerza de un equipo no reside en lo que ganan de forma individual, sino en lo que están dispuestos a perder juntos» (Pilar López)

Una colega, Ruth de la empresa Eneas, me ha recordado hoy esta increible historia inspiradora.

Hace algunos años, en las Olimpiadas para Minusválidos de Seattle, también llamadas de «Paraolimpíadas», nueve participantes, todos con deficiencia mental o física, se alinearon para la salida de la carrera de los cien metros planos. A la señal, todos partieron, no exactamente disparados, pero con deseos de dar lo mejor de sí, terminar la carrera y ganar el premio. Todos, excepto un chico, que tropezó y cayó, salió rodando y comenzó a llorar. Los otros competidores escucharon el llanto, disminuyeron el paso y miraron hacia atrás. Vieron al chico en el suelo, se detuvieron y regresaron… ¡Todos!

Una de las chicas, con Síndrome de Down, se arrodilló, le dio un beso al muchacho y le dijo: «Listo, ahora va a sanar». Y todos entrelazaron los brazos y caminaron juntos hasta la línea de llegada.

Todas las personas presentes en el estadio se pusieron de pie, catapultadas por la emoción. El largo aplauso que retumbó en Seattle en 1992, todavía se escucha al día de hoy.

Reflexionemos sobre el equipo donde queremos jugar y con que valores estamos construyendo los nuestros¡

Gracias Ruth¡¡

No hay comentarios

There are no comments in this article, be the first to comment!

Leave a Reply

cinco × 2 =

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.