blog-post-img-1192

El poder de Creer en Positivo

El poder de Creer en Positivo

Desde el primer instante en que conocí a Débora, no pude evitar perderme en sus grandes y limpios ojos verdosos, que apuntaban como un enorme faro radiante de luz. Ella nos cuenta que cuando era niña la llamaban “ojos de repollo”.

Es una mujer abierta al mundo, tal vez por su condición de inmigrante argentina, tal vez por su profesión como psicóloga o simplemente porque su historia de superación personal la ha invitado a expandir su mundo más allá de su discapacidad física.

Apenas despuntaba su vida a los 18 años, cuando el peso de una profecía cayó sobre ella de la boca de sus doctores, “A los 50 años terminarás en una silla de ruedas”. A esa edad, cuando los sueños afloran y siendo una gran bailarina de ballet clásico y deportista, el diagnóstico de Atrofia Muscular de la columna vertebral no formaba parte de sus planes.

Recuerda su primera reacción “¿Quién? ¿Yo?. Eso no es posible, si yo puedo bailar y moverme ¿de qué estáis hablando?”, pero después de esa fase de negación empezó a pensar que si había algo que no podía hacer también existían cosas que sí podría hacer o tendría caminos diferentes para hacer las cosas, incluso algo o alguien que podría ayudarle a conseguirlo.

Débora dice que siempre escogió creer que podría tener una vida normal, casarse, tener hijos, viajar, desarrollar su profesión. Esta filosofía de vida ha sido la clave de sus grandes logros y la razón de su superación personal. Siempre podemos escoger lo que queremos creer y esa elección entre creencias limitantes y creencias potenciadoras marcan la diferencia y el sentido de nuestro destino.

Esta enfermedad congénita que sufren ella y otro de sus dos hermanos al parecer es una enfermedad endógena de los judíos que no permitió la renovación sanguínea en sus antepasados, provocando este gen.

El deterioro físico, lento pero imparable, fue fiel a la profecía. Sin embargo, y a pesar de las advertencias de sus médicos para no ser madre, ella decidió creer que podía. Hoy, sus dos hijos le recuerdan lo especial que es cada día.

¿Dónde hubiera quedado su deseo de ser madre sin esta creencia positiva?. Nuestra guerrera prefiere la palabra “especial” a “discapacitada” y añade que con la mente nosotros podemos hacer lo que queramos, ya que una discapacidad física no es una discapacidad mental.

Débora sonríe mientras nos muestra fotografías de su infancia en las playas de Mar de Plata enArgentina. Recorre momentos entrañables donde siempre creyó que su enfermedad la acompañaría pero jamás la iban a condicionar.

Tras más de 35 años de matrimonio, nuestra protagonista tuvo que renunciar a su proyecto en común y reinventarse de nuevo como una mujer más independiente, demostrándose a sí misma que su divorcio tampoco la frenaría.

Hace un año, la palabra “cáncer” volvió a sorprenderla con un nuevo desafío. Tras llorar durante un rato abrazada a su acompañante, miró a su doctor, diciéndole: ¿Y esto cómo se soluciona? ¿Qué tenemos que hacer?. Una vez más, ella escogió creer que podría superarlo y así fue. Su actitud y el poder de sus creencias positivas han sido su mejor aliado.

En ocasiones nos dedicamos a llenar nuestro cerebro de pensamientos o creencias que nos limitan para actuar de forma libre y exitosa, no ayudándonos a alcanzar nuestros sueños y superar los desafíos de la vida. Adoptamos paradigmas que se vuelven parte esencial de nosotros mismos y pensamos que todo eso son verdades absolutas. Por eso es importante detectar qué tipo de creencias nos dan poder y cuáles nos lo quitan, nos paralizan o nos limitan a actuar, puesto que la realidad es que creamos lo que creemos.

Hoy Débora, se mueve en su scooter (moto) eléctrica en un país como Australia al que ella llama “su país” en agradecimiento por las facilidades y accesos que le permiten llevar una vida normal, tomar el transporte, salir a cenar con sus amigos, viajar, trabajar.

Vive sola en un pequeño pero acogedor apartamento donde al entrar se respira un aroma embriagador traído de su querida Argentina, y rodeada de su fascinante colección de elefantes traídos de todas las partes del mundo.

Tu mundo es un reflejo de lo que piensas y crees. Tus creencias son las que te hacen sentir capaz o incapaz, La idea es que nosotros elijamos a nuestras creencias en lugar de que nuestras creencias nos elijan a nosotros, como decía Gandhi.

“Observa tus pensamientos, se convertirán en tus palabras; observa tus palabras, se convertirán en tus acciones; observa tus acciones, se convertirán en tus hábitos; observa tus hábitos se convertirán en tu carácter; observa tu carácter, se convertirá en tu destino.”

¿Si tu vida está basada en tus creencias, qué pasaría si éstas no fuesen ciertas? ¿Qué creencias están frenando tu vida?

¿Qué vas a decidir creer hoy?

¡Débora, tú me inspiras!

Marisabel González, artista plástica

“Resiliencia” (Resistencia) es la descripción perfecta de la vida de Débora, quien ha vivido problemas médicos, personales y ha conseguido superarlos con una fuerza impresionante. Ella se ha convertido en una inspiración para cualquier persona a su alrededor. A través de los años, ha logrado mantener esa mirada de gran alcance en sus ojos, la misma que mantenía en su juventud. Me he inspirado en la profundidad de sus ojos y la pasión detrás de sus colores preferidos: rojo y siena, he añadido las formas que había impreso su alma y viceversa. La historia de Débora es una historia de resistencia, pasión, desinterés y trabajo duro.

OBRA DEBORA

 

El poder de creer en positivo

No hay comentarios

There are no comments in this article, be the first to comment!

Leave a Reply

2 × tres =

Rules of the Blog
Do not post violating content, tags like bold, italic and underline are allowed that means HTML can be used while commenting. Lorem ipsum dolor sit amet conceur half the time you know i know what.