Cuando ni la tortura te borra el sentido de tu vida